¿Sabías que la tarta ópera es un dulce original de Francia y la inventó el pastelero Gaston Lenotre a mediados del siglo pasado?

Tarta Ópera en Charamel Gozotegia

La nombró en honor al teatro de la Ópera Garnier de París porque según argumentaba los colores finales de la tarta recreaban el lujo de los mármoles y ébanos que podían admirarse en las columnas del interior del edificio, monumento neobarroco encargo de Napoleón III, escenario de cientos de ballets y óperas que han emocionado a miles de espectadoras, como nuestra receta tiene cariño suficiente para conmover a paladares de distintas índoles. Teatro de corte clásico, adornado con dorados palcos para acoger al elegante público ávido de cultura clásica y moderna.

¿QUIERES PROBARLO? REALIZA TU PEDIDO POR MAIL





Puedes hacer el pedido por mail, indicarnos qué y para cuántas personas te gustaría encargar. Nos ponemos en contacto contigo para aclarar dudas y te avisamos a qué hora puedes pasar a recogerlo y cómo transportarlo de forma segura.

Descubre cómo hacemos la Tarta Ópera en Charamel Gozotegia

La base del delicado postre es un bizcocho de almendras, después un mus de chocolate y mus de café. Esta combinación se repite en varias capas, como un mantra: bizcocho de almendras, mus de chocolate, mus de café. Bizcocho de almendras, mus de chocolate, mus de café… y brillante glaseado para coronar la torta, con forma rectangular en su ración individual. También las preparamos en tartas para seis u ocho personas o bien tartas pensadas para una docena de exigentes devoradores de gusto refinado; en este formato nuestra pastelera suele acompañar el postre con un diseño exclusivo de cacao en la parte de arriba, que la colma de elegancia y decoro para adornar cualquier mesa y abrumar, sin duda, a sus comensales.

Una sinfonía de sabores líricos, base de cuerdas y vientos, predominante toque a café cual acompañamiento musical en conjunción perfecta de tempo. El cuerpo como instrumento de comunicación. Volver a la experimentación a través del gusto. Cerrar los ojos en un butacón del teatro de la Ópera de París y trasladarte en un bocado a los cafetales colombianos y las plantaciones de cacao de sures por disfrutar.

El pasado miércoles por la tarde, de un mes pongamos que de invierno, un habitual cliente de las tardes lluviosas me comentó, en tono jocoso: “Estoy abonado a la ópera” mientras encarga su pedido de tarta y una infusión détox (desintoxicante). “Con gusto acompañaría esta deliciosa tarta con una copa de champagne Anna de Codorniu”- Continúa bromeando el hombre del sombrero gris, de la ventana los días de lluvia, mientras degusta con admiración su elegante pedazo de tarta. “Estás de anuncio de café” pienso yo, sonriendo, mientras preparo su porción de tarta.

Pin It on Pinterest