Las tejas son una pasta seca de mantequilla tiene gran fama en la vecina población gipuzkoana de Tolosa y también puedes probarlas en pleno centro de Bilbao. ¿Dónde? En Charamel Gozotegia.

Tejas en Charamel Gozotegia

¿QUIERES PROBARLO? REALIZA TU PEDIDO POR MAIL





Puedes hacer el pedido por mail, indicarnos qué y para cuántas personas te gustaría encargar. Nos ponemos en contacto contigo para aclarar dudas y te avisamos a qué hora puedes pasar a recogerlo y cómo transportarlo de forma segura.

Las tejas. Descubre su historia.

La fundación de la ciudad en el siglo XIII y su posición estratégica en el camino Real proveniente del Reino de Navarra y el Reino de Aragón hizo que prosperara a nivel económico, cultural y por ende gastronómico. Siglos después en 1924 nace la adaptación tolosarra de la receta de la mano del maestro Eceiza.

La afamada teja de Tolosa, es una receta de pasta de té clásica y decoración de almendras laminadas. La teja de Charamel se caracteriza por nuestra elaboración cuidadosa, nuestra investigación en texturas y formas, dorado brillante y almendras en daditos en la parte superior. Por todo ello se erige como un cotizado dulce, por su exclusivo equilibrio entre finura y sabor.

Ideal para acompañar un café cuando acabas de comer y parece que no entra nada más, vamos que es un dulce que se come sin hambre, como diría Iciar, una clienta y amiga de la casa, gran fan de nuestras tejas, quien no duda en comentarnos que bien a gusto retejaría su caserío de Amoroto con tan exquisito dulce… pensándolo bien, también le gustan mucho nuestras milhojas y no deja de recomendar nuestras palmeritas naturales, las de chocolate blanco, chocolate negro y hasta las de coco.

Origen del nombre de las tejas.

Las tejas reciben su nombre por la forma ovalada del dulce como de teja árabe, la típica teja de cerámica, de las que se colocan en los tejados inclinados para que escurra el agua de la lluvia, al menos en muchas poblaciones de esta parte del mundo.

Suponemos sin equivocarnos demasiado, que en la famosa casa de chocolate y chuches de la bruja de Hansel y Gretell, la teja de Charamel formaba el tejado, doradas al sol las almendras que coronan. En este, como en muchos otros cuentos, por mala fama que les pongan a las brujas, siempre destacan por su sabiduría y buen hacer.

Como diría la feminista Silvia Federichi, esta persecución milenaria a la independencia de las mujeres indómitas, transmisoras orales de sus conocimientos sobre plantas y formas de parir o bien de interrumpir embarazos no deseados, no ha cesado aún y pasan a la historia como mujeres con narices deformes y verrugas abstractas, para acallar su poder como seres conectados con la tierra y conectadas entre ellas con sororidad.

O si no, ¿qué piensan ustedes de una persona que construye con semejantes comestibles deliciosos su casa, en un bosque de árboles autóctonos, lejos de caminos asfaltados?

Pin It on Pinterest