Esta afamada receta botxera fue traída a Bilbao de la mano de los suizos Bernardo Pedro Franconi y Francesco Matossi que adaptaron el conocido bollo suizo de Poschiavo.
Bollo de mantequilla en Charamel Gozotegia
Las y los bilbaínos celebran a boca llena su preciado dulce y exportan su fama por todo el mundo, allá donde van. La industrialización y los verdes montes. La innovación y la gastronomía. Un pueblo con identidad propia y acogedor. Raíces y altos vuelos conviviendo en una sola villa.

¿QUIERES PROBARLO? REALIZA TU PEDIDO POR MAIL





Puedes hacer el pedido por mail, indicarnos qué y para cuántas personas te gustaría encargar. Nos ponemos en contacto contigo para aclarar dudas y te avisamos a qué hora puedes pasar a recogerlo y cómo transportarlo de forma segura.

Descubre el secreto del bollo de mantequilla

“El secreto está en la masa” que se suele decir, viene que ni pintado para este caso. Ingredientes sencillos y de calidad. Una combinación de pesos exactos. Un proceso de elaboración que cuide con precisión los tiempos de fermentación y cariño en las experimentadas manos de nuestras compañeras y compañero de obrador.

La magia de la sencillez en el paladar. Un bollo de textura aireada. Las siete calles que te atrapan cual laberinto. Su clásica forma ovalada. La ría. Crema de mantequilla en su interior para aumentar su jugosidad. Azúcar decorando su cima. Las cuadrillas. Salir corriendo del cole para merendar. Sabores de siempre que te devuelven a tus montes andados, a tus bosques perdidos, a tu lluvia insaciable, a tu mar Cantábrico.

No hay como despertar con un bollito de mantequilla bilbaíno para sentirse en casa, qué mejor motivo para saltar de la cama o en ella. Pintar las sábanas. Escurrirte hasta el Casco Viejo, la niebla en la ría, se intuye el sol tras los montes. Callejear hasta Jardines, el olor a “recién salido del horno”.  Disfrutar de un desayuno en Charamel Gozotegia. Bollo de mantequilla y un cortado, por favor. Tamaño ideal para quedarte con ganas de más, para que vuelvas a visitarnos y nos disfrutemos.

Si eres del barrio, invitada quedas a endulzar tu cotidianidad con un bollito de mantequilla en nuestro local bilbaíno. Si vienes de fuera no dudes en visitarnos y probar alguna de nuestras deliciosas recetas, como este sinigual dulce. Y si pasabas por aquí, sigue tu instinto y olfatea el olor que te dice lo que está bien hecho, cruza en umbral que te envuelve en sabor y a brillar que son dos días. Te acogeremos con las puertas abiertas y las ganas sinceras de hacerte más amable el instante.

Txirene, txirene, txirene… Ummmhhh!

“Morirse en Bilbao, no hay nada mejor. Quemar la ría para volver a nacer, de nuevo en tus calles” Doctor Deseo.

Pin It on Pinterest