No, no estamos locas. A veces puede parecerlo, pero no. De verdad que no. Seguid leyendo, en serio.

Introducir el refresco de cola entre los ingredientes de las elaboraciones dulces no deja de ser una cosa “rara” por inusual, o por lo desacostumbrados que estamos a verlo por aquí. Estamos habituados a ver en nuestro día a día una Pepsi o una Coca Cola sola, como refresco, o como mucho combinada… Eso sí. Como postre, ya sea en mousse o en bizcocho, el aroma a refresco de cola nos resulta mucho menos familiar, y nos desconcierta un poco. Todo normal.

 

mora y peta zetas: mousse de cola

¿QUIERES PROBARLO? REALIZA TU PEDIDO POR MAIL





Puedes hacer el pedido por mail, indicarnos qué y para cuántas personas te gustaría encargar. Nos ponemos en contacto contigo para aclarar dudas y te avisamos a qué hora puedes pasar a recogerlo y cómo transportarlo de forma segura.

Pero por otra parte, gracias a la democratización de la alta repostería y la cocina de nivel, es cierto que cada vez es más frecuente toparse con recetas que combinen ingredientes dispares, sabores que en un primer momento no hubiéramos podido imaginar que pegaban juntos. Con los años y la experiencia, vemos que las gentes cretivas del sector de la repostería van introduciendo propuestas cada vez más arriesgadas y que el público cada día sabe más de todo y está más dispuesto a probar nuevas cosas, atreverse con  experiencias más arriesgadas.

Además, ¿no es acaso la Coca Cola una cosa bien (pero que bien) azucarada? Pues vamos con esta mousse a dejar que fluya en todo su explendor, y a hacer con ella un postre único, que lleve además el toquecito Charamel; ese aire distinto que cada vez convence a más y más gente.

Habrá quien crea que cualquier elaboración dulce que lleve refresco de cola sea chocante, pero lo cierto es que el maridaje entre este sabor con otros como el chocolate o la frambuesa es, simplemente, perfecto. A los grandes chefs me remito. Y es que la Coca Cola, a pesar de tener un sabor característico, se comercializa en variaciones muy dispares, en países muy distintos: por aquí seguro que os suenan la Coca Cola Rasperry o la Cherry Coke – ¡con sabor a cereza! -, y algunos también sabréis que también la hay incluso de vainilla.

La cuestión es que, ya seas fan incondicional de la Coca Cola, o uno de los que ni fu ni fa, en Charamel hemos hecho con ella una mousse exquisita, que lleva además el interior de mora y un buen toque de peta zetas. Una cosa bien sabrosa, fresca, diferente… y explosiva (no hace falta que expliquemos lo que son los peta zetas, ¿verdad?)

Así que, si tu objetivo es sorprender con un postre o una mousse diferente, desde luego que con esta no vas a decepcionar y tienes el éxito asegurado. Puede ser una súper merienda especial, con un estilo un tanto americano y desenfadado. Por nuestra experiencia podemos decir que el público infantil enloquece bastante, sobre todo por la diversión que garantizan las peta zetas caseras que rematan el tinglado, explotando en tu boca.

En resumen, menos extrañarse con los postres elaborados a base de refresco de cola y más dejarse llevar por los dulces frescos y originales. ¡Te va a encantar!

Pin It on Pinterest