Aunque es un básico, hay infinidad de maneras de preparar una tarta de queso, a cada cual más diferente y más rica.

En Charamel Gozotegia hacemos dos versiones, las dos al horno: la versión suave y la de queso gorgonzola, esta última para las personas más atrevidas y más amantes de los quesos potentes. Hay quien prefiere la versión en frío cuajada con hojas de gelatina, las hay que prefieren la quesada, ¡para gustos los colores!

Para la versión suave utilizamos un queso crema fantástico procedente de Asturias. Le ponemos una base de galleta súper enriquecida y un toque de confitura de naranja amarga en la parte de arriba y central.

Tarta de queso

¿QUIERES PROBARLO? REALIZA TU PEDIDO POR MAIL





Puedes hacer el pedido por mail, indicarnos qué y para cuántas personas te gustaría encargar. Nos ponemos en contacto contigo para aclarar dudas y te avisamos a qué hora puedes pasar a recogerlo y cómo transportarlo de forma segura.

Para la versión con extra de sabor, además del mismo queso crema, le añadimos un porcentaje (secreto de la casa que no podemos desvelar) de queso azul gorgonzola que adquirimos a nuestra fantástica vecina Judith en su conocida La Quesería.

El origen del pastel de queso se remonta a la Antigua Grecia. En esta época se le consideraba como una gran fuente de energía y por ello, era un alimento básico en la dieta de los primeros atletas de los Juegos Olímpicos. La autoría de la primera receta recae en el escritor Ateneo, aunque la forma de preparación ha evolucionado mucho.

Elige la versión de tarta de queso que más te guste, ¡y a disfrutarlo!

Tarta de queso gorgonzola

Pin It on Pinterest