Tan apreciados por nuestros vecinos franceses y un poco desconocidos en este lado de la frontera. Se componen de una fina galleta con base de harina de almendra y se rellenan con una ganache de diferentes sabores. Se pueden presentar con diferentes colores y es el dulce por antonomasia de Francia.

El proceso de elaboración de los macarons franceses es muy técnico y en Charamel Gozotegia los hemos hecho de fruta de la pasión, mandarina, albahaca, frambuesa y chocolate, ¡pero llegarán mil y un sabores más! Oh la lá! ¡Esta fina galletita lo admite todo!

Algunos historiadores afirman que fue creado en el año 791 en un convento cerca de Cormery y que al principio se componía de una única cara. Aunque ha evolucionado mucho hasta la actualidad, el macaron popular que hoy conocemos es el que se creó en 1880 en un barrio parisino. La conocida pastelería Ladurée fue la primera en introducir colores pastel a estas pastas con el fin de diferenciar los sabores.

El macaron es casi una institución en Francia, tanto que incluso hay un museo en la ciudad de Montmorillon (ubicada en la región de Poitou-Charentes, Vienne).

Los macarons son perfectos para tomar con un café y trasladarnos a París sin salir de nuestro querido Botxo.

 

Macarons franceses

¿QUIERES PROBARLO? REALIZA TU PEDIDO POR MAIL





Puedes hacer el pedido por mail, indicarnos qué y para cuántas personas te gustaría encargar. Nos ponemos en contacto contigo para aclarar dudas y te avisamos a qué hora puedes pasar a recogerlo y cómo transportarlo de forma segura.

Pin It on Pinterest